LEON  TOLSTOI: INSIGNE CULTOR DEL AJEDREZ

 

 

Por:  Victor Liublinski ( Revista soviética “Cultura y Vida”)

 

 

Los ajedrecistas están orgullosos que entre los que apreciaban este antiguo y sabio juego se encontrara el eximio escritor León Tolstoi, a quien le gustaba pasar sus horas libres o de asueto frente al tablero reticulado, lo mismo cuando era joven que ya siendo anciano. "El ajedrez  es un entretenimiento magnífico –decía Tolstói- cuando jugamos  nos distraemos y nos olvidamos de nuestros pesares".

 

Se conocen asimismo otras manifestaciones del famoso literato acerca del ajedrez. Citaremos solamente tres: “Me gusta el ajedrez porque es un buen descanso; porque obliga a que trabaje la mente, aunque, de una forma muy original”.  “No hay que afanarse por ganar, sino por hacer una interesante combinación”. “ En el ajedrez tiene mucha importancia recordar que toda su esencia no reside en agresivas combinaciones, ni en jugadas inesperadas y arriesgadas, sino en el sereno cálculo para que toda su gama de figuras, lentamente y sin sobresaltos, avance por todo el tablero”.

 

Serguei Urúsov, uno de los mejores ajedrecistas del siglo 19, figuraba entre los amigos más íntimos de León Tolstoi. Urúsov regaló al hijo mayor del escritor su biblioteca ajedrecística. En una carta escrita en 1876 a su amigo desde Yásnaya Polaina, León Tolstoi le decía: "Seriszha está encantado con sus libros y los estudia".

 

Describiendo el 24 de septiembre de 1876, Sofía Andreiévna , esposa del escritor, anotó en su diario: “León y Urúsov pasaron la tarde jugando ajedrez... ” Por eso no es casual que en la epopeya de Tolstoi “La guerra y la paz” encontremos reflexiones relacionadas con el ajedrez.

 

Acudían asiduamente a Yásnaya Polaina a jugar el ajedrez con León Tolstoi, el compositor Tanéiev, los literatos Sergueienko y Jirianov, Goldenvéizer, profesor del Conservatorio de Moscú, y el inglés Mood, traductor de las obras de León Tolstoi y biógrafo del genial escritor.

 

Se han conservado las anotaciones de una partida jugada por León Tolstoi y E. Mood en 1906. El escritor jugó con audacia y, aprovechando una errónea jugada ( la décima) de su rival en la vieja variante del Gambito de Rey, ganó la partida.  Bajar partida.

 

Tolstoi,L - Mood,E [C37]
Amistosa, 1906

1.e4 e5 2.f4 exf4 3.Cf3 g5 4.Ac4 g4 5.Ce5 Dh4+ 6.Rf1 d5 7.Axd5 f3 8.gxf3 Dh3+ 9.Re1 g3 10.d4 g2 11.Tg1 Dh4+ 12.Re2 Ch6 13.Txg2 c6 14.Axh6 cxd5 15.Axf8 Rxf8 16.De1 De7 17.Cc3 f6 18.Cxd5 Dd6 19.Dg3 fxe5 20.Dg7+ Re8 21.Dxh8+ 1-0