02.03.2004 1:34 PM

MAGISTRAL MIGUEL NAJDORF 2001

(Resumen tomado de las paginas Ajedrez21,  Inforchess y diarios El Pais de Madrid y La Nación de Buenos Aires)

CONTENIDO: Crónica última ronda. Entrevista con Karpov. "Quiero ser campeón del mundo": Radjabov. El particular mundo de los grandes maestros. Cuadro Final del Torneo. Partidas.

A LA QUINTA VA LA VENCIDA: GANO KARPOV

De la Redacción de LA NACIÓN

Por Luciano W. Cámara

El ruso Anatoly Karpov , ex campeón del mundo, venció al argentino Pablo Ricardi en la última rueda y se adjudicó, invicto en nueve ruedas, el XII Magistral de Ajedrez Miguel Najdorf , que se disputó en el Shopping Abasto de Buenos Aires.

 

Distintas conjeturas se tejieron mientras se desarrollaba la jornada. Tres grandes maestros arribaron a la rueda decisiva igualados en 5,5 puntos: Viktor Korchnoi, Teimur Radjabov y Karpov.

 

Si ayer hubieran ganado los tres, el torneo era para Korchnoi; si éste empataba, quedaban igualados Karpov y el joven Radjabov en todos los sistemas de desempate. Esta circunstancia mantuvo en vilo a los espectadores hasta que ambas partidas terminaron en tablas y quedó Karpov como líder indiscutido.

 

Se cumplió, así, la predicción del vencedor en la conferencia de prensa que inauguró el certamen. Manifestó entonces que estaba dispuesto a ganar porque había fracasado las cuatro veces anteriores que compitió en la Argentina: 1980, 1982, 1994 y 2000. De esta manera, agregó otro galardón a los más de 150 torneos de alto nivel logrados en todas partes del mundo.

 

En los análisis posteriores que ambos maestros realizaron en la sala de prensa, Karpov indicó que no fue buena la movilización de su rival en el flanco dama. Después, con el apremio de tiempo, Ricardi aflojó aun más su posición y cayó en 42 jugadas de una Ortodoxa.

 

Desde que Rubén Felgaer y la china Xie Jun hicieron tablas en 17 jugadas en una partida disputada en horas de la mañana (la campeona viajaba a China al mediodía), y como finalizó rápidamente con el mismo resultado el enfrentamiento entre el brasileño Henrique Mecking y el inglés Nigel Short, en 20 movidas, el interés del público se centró en los tableros en los que actuaban los tres grandes maestros que aspiraban al título.

 

Korchnoi había logrado una posición prometedora frente al brasileño Gilberto Milos, pero inexplicablemente fue perdiendo posiciones hasta que quedó con un peón menos en un final simplificado que salvó con lo justo. Fueron 78 jugadas de una apertura Inglesa.

 

De igual intensidad fue el juego entre la húngara Judit Polgar y el azerí Teimur Radjabov . Polgar sacrificó un peón a cambio de la iniciativa sin que pudiera concretar. Radjabov se quedó con el peón y pasó a un final de torres que la húngara consiguió empatar en 66 movidas de una defensa Francesa.

 

Las posiciones finales fueron éstas: 1°, Karpov, 6,5 puntos ; 2°, Korchnoi, 6; 3°, Radjabov, 6; 4°, Short, 5; 5ª, Xie Jun, 4,5; 6ª, Polgar, 4,5; 7°, Felgaer, 4, 8°, Mecking, 3,5; 9°, Ricardi, 3,5 y 10°, Milos, 1,5.

 

CUADRO FINAL DEL TORNEO

 

1   Karpov,Anatoly E        2692   +65  * ½ ½ ½ ½ 1 ½ 1 1 1   6.5/9      

2   Korchnoi,Victor L       2617  +100  ½ * ½ ½ ½ 1 1 ½ 1 ½   6.0/9  25.50

3   Radjabov,Teimour        2558  +166  ½ ½ * ½ ½ ½ ½ 1 1 1   6.0/9  23.75

4   Short,Nigel D           2664   -36  ½ ½ ½ * ½ 0 1 ½ ½ 1   5.0/9      

5   Xie Jun                 2557   +42  ½ ½ ½ ½ * ½ ½ ½ ½ ½   4.5/9  20.25

6   Polgar,Judith           2679   -93  0 0 ½ 1 ½ * ½ ½ ½ 1   4.5/9  17.25

7   Felgaer,Ruben           2471   +97  ½ 0 ½ 0 ½ ½ * ½ ½ 1   4.0/9      

8   Mecking,Henrique Costa  2552   -34  0 ½ 0 ½ ½ ½ ½ * ½ ½   3.5/9  14.50

9   Ricardi,Pablo A         2545   -27  0 0 0 ½ ½ ½ ½ ½ * 1   3.5/9  12.25

10  Milos,Gilberto          2614  -313  0 ½ 0 0 ½ 0 0 ½ 0 *   1.5/9      

                                                                         

Average elo: 2594 <=> Category: 14                                       

gm = 4.77 m = 2.97

 


Diario La Nación

Carlos A. Ilardo

 

EL ARCHICAMPEÓN LO VIVIÓ ASI

Suma 154 torneos conquistados; ayer se quitó una gran espina

 

Fueron necesarios cinco intentos, más de veinte años desde el primer Magistral que disputó en la Argentina a fines de los años setenta, para que el ex campeón mundial de ajedrez, el ruso Anatoly Karpov , de 50 años, consiguiera cortar la racha adversa y adjudicarse por fin un certamen en nuestro país.

 

Es que Karpov, economista, embajador de la Unicef y presidente de tres fundaciones (Ayuda a las víctimas de Chernobyl, Protección de animales doméstico y de Desarme Nuclear), es el hombre que más conquistas acumula en toda la historia del ajedrez . Karpov, que ganó 153 primeros puestos, hasta ayer nunca había triunfado en la Argentina.

 

Dos magistrales, en 1980 y 1982, un torneo homenaje a Lev Polugaievsky, en 1994 y el Magistral Najdorf de 2000, fueron los intentos fallidos del ajedrecista ruso.

 

"Tal vez porque Buenos Aires tenga muchas cosas lindas que consiguen distraerme y por las afectuosas atenciones que siempre me brindan, quizás allí se encuentre el misterio por el que nunca gané un tornero en este país", decía Karpov el lunes 3 del actual, durante la ceremonia de inauguración del XII Magistral Miguel Najdorf.

 

A las 12.15 de ayer, llegó al restaurante del hotel donde se hospeda frente al Shopping Abasto. Vestía el mismo traje azul que, a modo de cábala, lo acompañó las nueve ruedas del torneo que ganó invicto. Almorzó dos pequeñas milanesas de mozzarella, un vaso de agua mineral y, más tarde, tomó un café con azúcar. A las 12.50 cruzó la avenida Corrientes y esperó el comienzo de la partida.

 

Junto con Korchnoi y Radjabov compartía la vanguardia del certamen. Por eso, desde la apertura salió en busca de la victoria. Tras 4 horas y media había alcanzado su cometido. Ricardi, el rival, extendía su mano en señal de abandono.

 

Ahora, la presión la cargaban Korchnoi y Radjabov, que debían vencer a sus rivales para darle alcance a Karpov. Este ya se había retirado de la sala y descansaba en la soledad de su habitación en el hotel.

 

Dos horas después Radjabov y Korchnoi, sin más consuelos, empataban sus encuentros.

 

Vía telefónica Karpov, fue informado del resultado. Del otro lado se escuchó una sonrisa y soltó una frase: "Por fin. Esta vez sí" .

 


El otro genio que llegó desde Bakú

"QUIERO SER CAMPEÓN MUNDIAL": RADJABOV

 

Por: Carlos A. Ilardo (La Nación de Buenos Aires)

Tiene sólo 14 años, aunque desde hace más de tres que su nombre de origen azerí, Teimur Radjabov , nacido, el 13 de marzo de 1987 en Bakú, a orillas del mar Caspio, inscribe a diario hazañas sobre los 64 escaques.

 

"Todo comenzó hace diez años, cuando mi papá, Boris, un fuerte jugador de club en mi ciudad, me enseñó los movimientos. Para mí, todo empezó como un entretenimiento, pero ahora quiero ser campeón mundial ", dice, sin rubor, el único líder del XII Magistral Najdorf.

 

A los 11 venció en simultáneas a Viktor Korchnoi y un año después se consagraba campeón europeo, ante rivales que lo superaban en estatura y lo aventajaban hasta en 6 años, en la categoría Sub 18.

 

"Si quiero progresar, tengo que jugar con los mejores. Es un lujo estar en la Argentina en un torneo junto a Karpov, Korchnoi y Polgar. Esto me dejará una enseñanza inolvidable", expresa el gran maestro más joven de la historia del ajedrez en uno de los pasillos del Shopping Abasto.

 

Que su ciudad natal sea coincidente con la de Garry Kasparov, indudablemente, le allanó el camino. Desde las esferas del poder llegaron los primeros apoyos.

 

El presidente de la República de Azerbaiján, Heidar Alíjev, acompaña su carrera, curiosamente, luego de un consejo de Anatoly Karpov, enemigo acérrimo de Kasparov: "Radjabov tiene un enorme talento. Puede ser un futuro campeón del mundo".

 

Con el ajedrez, los viajes y la escuela -cursa el 10°año- se le escapan las horas de la diversión. El billar, la natación y el tenis son los hobbies para desentenderse de un mundo de presiones.

 

Un libro de Alexander Dumas lo acompaña con cada viaje, aunque "Los tres mosqueteros" es su obra favorita".

 

Radjabov, un nuevo genio de los tableros, se pasea por Buenos Aires.

 

 

Detrás de escena:

 

EL PARTICULAR MUNDO DE LOS GRANDES MAESTROS

Crònica de Carlos A. Ilardo, pàgina de deportes del periòdico La Naciòn de Buenos Aires (www.lanacion.com.ar )

 

A las 14 horas de ayer, el auditorio del Museo de los Niños, en el Abasto, tenía las 150 butacas ocupadas. Prevenidos aficionados al ajedrez estaban allí desde temprano; es que nadie quería perderse detalles del andar de sus ídolos del tablero.

 

Por historia y carisma, el ruso Karpov y el suizo Korchnoi despiertan la mayor atención entre los aficionados.Si hasta el jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra, soltó su postura y posó junto a Karpov; luego, salió disparado hacia un asiento en la primera fila que peligraba su condición de reservado.

 

Las cámaras de TV, los flashes fotográficos y algunas voces de asombro invaden la escena cuando el árbitro Herman van Riemsdijk, de Brasil, da la señal de comienzo. Luego, lentamente, llegan la calma y el silencio. No había lugar para los ruidos ni las risas.

 

"Dónde está Korchnoi", dice en voz alta un desprevenido hombre mayor que ingresa sin saber que ya van diez minutos de juego. La fulminante mirada de los plateístas obliga a que la hija le señale con inmediatez al veterano maestro; otra vez el silencio.

 

El azerí Radjabov, de 14 años, no disimula los nervios. Vestía una remera como si la sensación térmica del otoño porteño fuera un día de verano en su Bakú natal. No se sienta; camina constantemente por el escenario. Nueve pasos los separan de un extremo al otro. Su padre Boris no le pierde pisada desde la platea. Sólo la elegancia y la silueta de la húngara Polgar, la rival del campeón argentino Ricardi, le quita atención a Radjabov. La campeona mundial china, Jun, sigue su partida, pero no descuida lo que hace Karpov, sentado algunos pasos detrás suyo.

 

El brasileño Mecking, que juega con el juvenil argentino Felgaer, no oculta el ferviente amor religioso. Acaba de mover su rey y gira la silla. De espalda a su rival, comienza a orar. Allí sigue; un minuto, dos y hasta tres en la misma posición.

 

Otro brasileño, Milos, rival de Karpov, cuando la partida se le escapa de las manos parece olvidarse de su saco que termina desalineado y arrugado en el respaldo de la silla. Karpov, en cambio, no se soltó ni un solo botón durante todo el juego.

 

Korchnoi y Short, ambos de traje, son los primeros en empatar y también en salir de la sala. Regresan una hora después, distendidos y vestidos informalmente. Por unos instantes se confunden con el público y no disimulan una sonrisa con lo que pasa en el escenario. Poco después de las 20 el silencio es total; ya no queda nadie y los tableros están solos, como testigos de la primera jornada.