25.01.2007

www.ajedrezencolombia.com
Boris Spassky en una de sus múltiples visitas a Colombia.

BORIS VASILIEVICH SPASSKY

(1937- )

 : Vea
 

 

 

BORIS   SPASSKI   70   AÑOS

 

Por Eduardo Bermúdez Barrera
Fotos: Argemiro Londoño, "El fotógrafo del Ajedrez", Bogotá.
(Barranquilla, enero 2007)

El excampeón mundial siempre ha dado muestras de simpatía y expontaneidad.Durante el pasado mes de noviembre de 2006, en el  mágico mundo de los escaques, se celebró  un torneo internacional en homenaje a los 70 años de Mikhail Tal. Solo han pasado un par de meses y ahora tenemos a su colega y compañero de generación Boris  Spassky, llegando a los siete decenios. Boris Spassky nació un gélido 30 de enero de 1937 en la ciudad de Leningrado, en el seno de una familia aficionada a los juegos.

Desarrolló su habilidad para el ajedrez desde muy temprana edad. En 1953, venció a Vasily Smyslov y Laszlo Szabo, en el Torneo Internacional de Bucarest y se convirtió en maestro internacional, algo extraordinario para aquellos tiempos. Luego, en 1955, ganó el Campeonato Mundial Juvenil y a sus dieciocho años, se convirtió en Candidato oficial al título mundial de ajedrez. Debió esperar, sin embargo, hasta 1969, para obtener el máximo título, inaugurando con ello un exclusivo club, el de los que han ganado el mundial sub-20 y el mundial absoluto. Más adelante se unieron a este selecto club Anatoly Karpov y Garry Kasparov. Si se decide a jugar el Mundial Senior plus-60, que en el 2006 ganó Korchnoi, Boris Spassky, podría ser el primero en ganar la triple corona mundial de ajedrez.

En la historia del ajedrez mundial, cuando se realiza el balance de los mejores, la obligada referencia son los campeones mundiales. De entre ellos los hay quienes han sido elevados, por la indudable calidad de su juego y también por sinrazones extraajedrecísticas, al papel de héroes. Así tenemos a Capablanca, Tal o Fischer,  como ejemplos de ello. Hay otros campeones que sin dejar de tener una similar calidad técnica son, sin embargo, subestimados y convertidos casi en villanos. En este grupo podemos mencionar a Max Euwe, Vasily Smyslov y Boris Spasski. Nadie debería dudar que un jugador que pudo derrotar 20 veces a Alexander Alekhine, sin ser un profesional del juego, sea un extraordinario y especialísimo ajedrecista. Ese el es caso de Max Euwe. Aun así, hay quienes no lo consideran entre los mejores de todos los tiempos. Otro caso es el de Smyslov, su perfil como campeón mundial es bajo, pero este maravilloso jugador, aparte de permanecer como  # 1 del mundo en los años 50s por mayor tiempo que el titular mundial Botvinnik, jugó tres encuentros de 24 partidas contra este y lo superó en el conteo general de los mismos, por un punto luego de 69 partidas.

Spassky siempre ha tenido muchos seguidores, entre ellos el mundialmente conocido cardiólogo Salomón Lechter.Pero el caso que nos ocupa es el de Boris Spasski, quien lleva a cuestas el fantasma de Bobby Fischer. Los medios masivos de comunicación lo recuerdan ante todo como: “el ruso que perdió contra el genio norteamericano”. Pero olvidan o ignoran que Spasski adquirió su maestría en el juego a una edad más temprana que Mikhail Tal o el mismo Fischer y que estos dos extraordinarios jugadores, no pudieron contrarrestar la fuerza del Spasski de 1955-70. En dicho período, los enfrentamientos entre estos tres magníficos jugadores resultaron ampliamente en favor de Boris Spasski (9-2 vs. Tal y 3-0 vs. Fischer). Se desconoce también que, aunque en los 60s. la solidez de Tigran Petrosian y el escaso promedio de derrotas, fueron virtudes atribuidas  exclusivamente al campeón mundial 63-69, Boris Spasski lo superó en este campo durante el decenio de sus gloriosos sesentas obteniendo un menor porcentaje de derrotas que el armenio durante el aludido lapso de tiempo.En referencia a esos años el G.M. holandés Jan Timman, dice en su libro “Curazao 1962”, que Spassky le dijo alguna vez: “…yo estaba tan fuerte que nadie pudo detenerme”.

Sobre los campeones Tal y Spassky, existen diversas anécdotas, B. Cafferty, en su libro sobre Spassky, cuenta que la primera vez que se toparon fue en 1951, en las semifinales del Campeonato Soviético “…a menudo, una vez terminada la ronda, ambos jóvenes acostumbraban analizar juntos las partidas. Resultaba grato observar el tacto con el cual Spassky explicaba las cosas a Mischa”. Otra muy sugerente del mutuo aprecio y el buen sentido del humor de ambos, surgió de  la entrevista  que le hizo D. Bjelica a Spassky mientras jugaba la Final de Candidatos 1965 contra Tal,   quién ganará? , Boris respondió: “…le propuse a Tal que lanzáramos una moneda para decidir quien debía jugar con Petrosian, Tal estuvo de acuerdo, pero nuestros analistas hicieron un escándalo”. Sobre este par de talentos, citemos también la autorizada opinión del gran maestro M. Najdorf: “…cuando Spassky te ofrece una pieza, deberías elegir rendirte ahí mismo. Pero cuando Tal ofrece una pieza, harías bien en continuar jugando, pues al rato podría ofrecerte otra, y luego otra, y luego quien sabe…”.

Smyslov afirmó, en una entrevista para la revista New in Chess a comienzos de los años noventa, con la autoridad que le da el ser el ex campeón mundial más longevo, que los campeones mundiales constituyen por sí mismos  una categoría especial en ajedrez. Esto ha sido corroborado recientemente por Kasparov en los tomos publicados  bajo el título general de “Mis Grandes Predecesores”, cuando una y otra vez caracteriza lo especial de cada campeón.

Para el caso del décimo campeón mundial de Ajedrez, Kasparov enumera algunas características que le son prácticamente exclusivas: 1) “Boris es el único jugador de élite de su generación que jugaba gambitos regularmente y sin ningún temor.” Pudo jugar el Gambito de Rey con éxito ante fuertes grandes maestros desde los 50s hasta los 80s, ver por ejemplo, sus faenas contra Fischer, Bronstein, Averbach, Portisch, Seirawan,etc.

2) “Spasski fue el primer gran ajedrecista en jugar 1.e4 y 1.d4 con igual éxito”. A Bobby Fischer le ganó con ambas salidas, en Mar del Plata, 1960 y en  la olimpiada de Siegen, 1970.  

Portada de la famosa revista británica "Chess" 1962 3) “B.S.…demostró un talento natural para analizar posiciones agudas…con abundantes esquemas tácticos y en las cuales las reglas no encajan dentro de los patrones usuales”. En este punto, hemos de recordar el comentario de S. Gligoric con respecto de la partida de Spassky contra el rumano T. Guitescu, en el torneo Beverwijk, 1967. Bajo el epígrafe de: “Instinto de ataque”, el gran maestro yugoseslavo escribió en su famosa columna “La partida del mes” publicada por la revista Chess&Review: “Cuando la partida entre Spassky y Ghitescu finalizó, hubo una larga y amistosa discusión sobre las posibles variantes. El rumano estaba fuertemente conmocionado en razón de que fue drásticamente derrotado con su favorito sistema Ben-oni…en los análisis post-morten, sin embargo, surgió una verdad evidente, Spassky no parecía tener completa certeza sobre porqué en cada variante hacia siempre la movida mas eficiente, pero lo que sí era completamente cierto, era que el blanco tenía una posición ideal para lanzarse al ataque. Entonces, este comentarista, se dió cuenta, que en esta “aguda” partida no hubo en verdad riesgos. Instintivamente, antes de que su ataque comenzara, Spassky sintió que el blanco tenía que ganar. El tenía confianza en la armoniosa constelación de las fuerzas blancas e inició un elegante asalto contra el rey negro.”

En los años de juventud, Spassky solía jugar aperturas consideradas como poco sólidas, como la Defensa Chigorin, el Contragambito Albin, la variante Schliemann de la Ruy López, la variante de Steinitz del Gambito del Rey, etc. Al jugar estos sistemas no muy frecuentes en la práctica magistral, mostraba su intención de colocar a su oponente en una situación en la cual tuviera que utilizar sus propios recursos. También se le ha reconocido como un creador de ideas nuevas en diversas aperturas y defensas. En la francesa, por ejemplo, se le ha considerado como un experto sin par conduciendo las piezas blancas, en la Siciliana cerrada  también con blancas, logró triunfos que ya son clásicos.

Se ha dicho que Spassky tiene un estilo universal, que se  manejó con mucha solvencia en los ataques con sacrificios de peones a cambio de la iniciativa, a la manera de Bronstein, en la defensa cuidadosa y aguda, en el estilo de Petrosian, en el conocimiento psicológico de su contrincante siguiendo las huellas de Enmanuel Lasker.

Una cualidad inherente a los ajedrecistas que producen nuevas ideas es la tener un pensamiento original y crítico. Un ejemplo de esto lo encontramos cuando Spassky se refirió a la llamada Escuela Soviética de Ajedrez  diciendo: “…yo no creo que exista una escuela Soviética de ajedrez. Nunca conocí la escuela Soviética de ajedrez ni conozco una escuela Fascista de ajedrez.” Para él no tiene sentido hablar de una escuela soviética de ajedrez, si la hubiera, su principal representante debería ser Bobby Fischer. Admite que siendo el ajedrez un juego tan internacional, es posible hablar de ciertas mentalidades, por ejemplo, una mentalidad judía en ajedrez, una mentalidad rusa y una mentalidad alemana. Luego, ante la aún escéptica pregunta del periodista Dirk Jan Ten Geuzendam, de la redacción de la revista New in chess, agregó: “Sí, a nadie le gusta hablar de esto. A la prensa le gustan ciertos estereotipos como escuela Soviética. Puedo darle otro ejemplo. El slogan de la Revolución Francesa fue Libertad, Igualdad y Fraternidad. Pero estas ideas son completamente contradictorias. Si hay Libertad, entonces no habrá Igualdad. Pero estos son los estereotipos que gustan a la gente, y así hay una Escuela Soviética y una Escuela Fascista de ajedrez”.

 Spassky y el MI colombiano Boris de Greiff en La Habana 1962, bajo la atenta mirada de Ernesto "Che" Guevara.Los maestros de ajedrez colombianos que han enfrentado a Spassky, en partidas de torneo, son: Boris de Greiff, en La Habana, 1962, con victoria para el ruso que le planteó una defensa Chigorin, Carlos Cuartas en Lugano, 1982 quien hizo meritorias tablas contra el excampeón mundial con el ataque austríaco en la defensa Pire y Alonso Zapata, en Salamanca, 1991, quien perdió con blancas en una Ruy López.

Spassky ha visitado Colombia en un par de ocasiones, en marzo de 1996, Bogotá  y diciembre de 2002, Medellín, ofreciendo varias exhibiciones de partidas simultáneas.

 En una selección de las mejores partidas de Boris Spassky deberían estar, junto a las ya mencionadas partidas, otras, las cuales sería imperdonable no relacionar aquí. Para ello haremos una breve lista de las más conocidas, junto con alguna que otra sugerida por el suscrito, así tenemos: Spassky-Kholmov, Moscú, 1957; Spassky-Polugaievski,Riga,1958; Spasski,Pachman,Moscú,1967; Spassky-Geller(6),Sukhumi,1968; T. Petrosian-Spassky,(4), Moscú,1969; Spassky-T. Petrosian, (5), Moscú, 1969; Spassky-Penrose, Palma de Mallorca, 1969; Larsen-Spassky, Belgrado, 1970; Spassky-Tukmakov, Moscú, 1973; Spassky-Rashovsky, Moscú, 1973; R. Byrne- Spassky, (3), San Juan, 1973; A.Karpov-Spassky, Leningrado, (1), 1974; G.Kasparov-Spassky, Tilburg, 1981; G.Kasparov-Spassky, Niksic, 1983; H.Pilnik-Spassky, 1956;Spassky- H.Ree,Bewerwijk,1967;Spassky-E.Bukic,Bugojno,1978;Spassky-Hort,Bugojno,1978;Stein-Spassky,URSS,1967;Spassky-Taimanov, URSS,1955;Spassky-Nogueiras,Montpellier,1985;T.Shaked-Spassky,Cannes,1998; Spassky-P. Cramling, Londres, 1996; Spassky-Lautier, Cannes, 1989. Ver partidas. Mas sobre Spassky.